Primera Critica

El cineasta italoturco siempre ha buscado motivación en la interacción entre personas cuyas cualidades distaban demasiado las unas de las otras, logrando en el posterior acercamiento enriquecer tanto a los personajes como a la historia. Esto ya sucedió con la citada Hammam y se repitió con El hada ignorante, su película más lograda hasta la fecha. En el caso que nos ocupa, No basta una vida, nos presenta a un grupo homogéneo de personas en el que la homosexualidad ya no actúa como elemento sorpresa o novedad como en anteriores propuestas, sino que forma parte de la realidad de este bienavenido grupo entrado en la cuarentena. En él se ponen a prueba valores como la amistad, la lealtad o el amor ante un episodio trágico que altera las vidas de todos ellos, amarga situación en la que salen a relucir sentimientos olvidados.

Comments are closed.