Otras criticas

Ozpetek ha creado un doloroso melodrama solo con elementos indispensables dentro del género, sin necesidad de recurrir a manierismos de ninguna clase, únicamente a través de silencios que se hacen necesarios en varios momentos del filme. En apenas media hora, el director demuestra la intensidad con la que se vive una pérdida por medio de una historia coral en la que cada personaje ejerce su papel de manera apacible, alejada de cualquier exabrupto, encontrando algún punto de conexión con Reencuentro, una de las grandes obras del apreciado Lawrence Kasdan.

Comments are closed.